El 1° de noviembre de 2017 entró en vigencia en el país un nuevo marco regulatorio del proceso penal, operándose una transformación en extremo significativa en el campo de las soluciones normativas, cuyo impacto en el orden de las praxis de intervención institucional seguramente aún no pueda apreciarse en toda su dimensión.

Categorías: Observatorio

Deja un comentario