La contestación de la demanda incriminatoria es una parte esencial de la contienda, en la que defensa y fiscal, disputan la credibilidad de sus antagónicas versiones acerca de la representación que cada uno tiene de los hechos objeto del debate, y en consecuencia de la tipificación jurídica que amerita cada una de las interpretaciones que de las circunstancias fácticas realizan.

Categorías: Observatorio

Deja un comentario